Cuentos mágicos para niños

Llevo tiempo sin escribir ni una sola línea en este blog…
Tres meses, para ser exacta.
Todo este tiempo, he estado sumergida en dos proyectos de traducción apasionantes e intensos. Uno de ellos es la traducción al francés de los interactivos de un museo que abrirá a finales del año en Barcelona. Cada semana, iba pasando del budismo en el mundo a la pintura sobre corteza, del pueblo Fang a los incas. ¡Qué viajes me he pegado! Pero de esto, hablaré otro día.
Hoy me apetece contaros el otro proyecto: la traducción de inglés a francés de cuentos para niños. Fue un trabajo precioso y puse toda mi creatividad en ello. La historia es la de un niño o una niña que perdió su nombre, va en su búsqueda y en camino encuentra a personajes muy especiales y divertidos que le regalan una letra. Podemos encontrar por ejemplo a un vikingo que hace cruasanes, un yeti que lee un libro de filosofía, un jaguar con hipo, un ángel aburrido que quiere tocar rock and roll…
Los autores son unos padres que decidieron un buen día escribir un libro para sus hijos, y crearon una historia por cada letra del alfabeto. La idea es que entras en la página web de ellos, https://www.lostmy.name/, y escribes el nombre del niño o la niña a quien le quieres regalar el libro. Seleccionas si es niño o niña, haces clic en Create y, en unos segundos, se crea el libro con las letras del nombre. Lo compras y te lo envían por correo. Al final del libro, los niños ponen cara de asombro total cuando descubren… ¡su nombre escrito con letras grandes!
Les fue tan bien que crearon una empresa y ahora han hecho traducir los cuentos en francés, castellano y alemán. Cada historia tiene 14 líneas, frases que riman de dos en dos y se componen de una proposición de 8 sílabas y otra de 6 sílabas. Os podéis imaginar cómo fue traducir esto… ¡Vaya tela! Y a la vez, ¡qué placer! Jugar con las palabras, buscar una más corta o más larga, dotar cada personaje de una personalidad diferente, ponerle chispa al texto. ¡Para mí también fue toda una aventura! Me sumergí tanto en este trabajo que hubo un periodo en que comía, dormía y respiraba con los personajes. En que me despertaba en medio de la noche para apuntar (¡suerte que llevo siempre una libreta al lado de la cama!) una palabra o una frase que llevaba horas, días, buscando. Hasta empecé a hablar en rimas…
Fue un placer trabajar con esta gente, la comunicación fue fluida, la traducción considerada como trabajo creativo y pagada en consecuencia y ¡hasta con antelación! Ahora, después del montaje, las revisiones de las pruebas, el lanzamiento de los libros en francés está previsto para el lunes 3 de noviembre. ¡Qué ilusión me hace!
Y la ilusión fue aún mayor cuando la semana pasada me enseñaron la cubierta, con mi nombre, junto con los del autor y del ilustrador. Es la primera vez que me ocurre (habitualmente el nombre del traductor está dentro del libro, y muchas veces escrito con letra pequeña) y es realmente muy emocionante ver mi nombre allí, en reconocimiento de un trabajo hecho con mucho cariño.
Así que si queréis hacer un regalo original y personalizado a un niño o una niña, ya sabéis. ¡Me han dicho que la versión española es excelente!
covers fr