Chi-kung

Cuando no estoy traduciendo, podéis encontrarme debajo del enorme roble que guarda la casa, cerca del huerto, en la terraza e incluso en mi despacho, haciendo unos movimientos lentos y harmoniosos con nombres tan poéticos como : la golondrina vuela a ras del suelo, el ave Fénix abre sus alas, la hija de la Luna riega las flores, el lobo se baña en el río… También podéis encontrarme dando clases de chi-kung a adultos o a niños, como en esta foto tomada en Senegal.

Para equilibrar el cuerpo y la mente, cuidar mi espalda y gestionar mejor el estrés que a menudo conlleva mi profesión —donde buena parte de las traducciones son “para ayer”—, voy alternando mi actividad de traductora con la de profesora de chi-kung (o qi-gong), arte milenario chino orientado a cultivar la energía. Como me dijo una amiga: “soy de letras y movimiento”.

Uno de los objetivos del qi-gong consiste en nutrir y reforzar el Dan Tian, nuestro centro de gravedad y de energía situado a 2-3 cm por debajo del ombligo. Desde que practico qi-gong de forma regular (la regularidad y la constancia son aspectos esenciales para la obtención de resultados), me siento más equilibrada y más estable, tanto física como mentalmente. Soy más resistente frente a los desequilibrios, los problemas de la vida, me siento mucho más enraizada a la tierra y me dejo llevar menos por mi parte mental y más por mi intuición y la sabiduría de mi cuerpo. En resumen, ¡me siento más zen y en armonía con la naturaleza!

Quizás te estarás preguntando por qué hablo de chi-kung en mi página dedicada a la traducción… Hay tres motivos a ello:

  1. Estas dos actividades son parte de mí y forman un todo.
  2. El hecho de haber introducido el “zen”, la calma, en mi vida y de haber aprendido a cuidarme haciendo pausas para alejarme del ordenador y realizar estiramientos y movimientos con los ojos me permite trabajar en mejores condiciones y, por consiguiente, entregar traducciones de mejor calidad.
  3. Si eres editor/a o escritor/a, te alegrará saber que mi pasión por el chi-kung me ha llevado a leer un sinfín de libros sobre medicina china, qi-gong para la mujer, energía, etc. y que por consiguiente hago traducciones de calidad sobre salud, bienestar, espiritualidad y terapias naturales y alternativas en general.

Si quieres tener más información sobre mis actividades relacionadas con el chi-kung, te invito a visitar mi página dedicada a ello: http://mbootaay.com/

Fotos (excepto las dos de grupo): Petra Vlasman